Categorías
Medio Natural Turismo

Calas del Faro de Cullera

La provincia de Valencia no se caracteriza por la presencia de acantilados rocosos en su línea marítima. Por ese, motivo los acantilados y las calas del Faro de Cullera son una «rara avis» de todo el litoral de la provincia. Para encontrar otras calas rocosas hay que desplazarse más al sur hasta la zona de Denia y el cabo de San Antonio o hacía el norte hasta el litoral de Benicassim. 

Cala Rocosa Cullera
Cala Rocosa en el Faro de Cullera
Acantilados Faro de Cullera

Los acantilados del Faro de Cullera no tienen una extensión amplia, circunstancia que favorece a la hora de realizar un recorrido y visitar sus espacios en un día. Al tratarse de una zona bastante tranquila a nivel de oleaje y profundidad, se trata de un espacio muy cómodo para iniciarse en la práctica del submarinismo o del snorkel en cualquiera de sus acantilados. En los meses de verano, siempre es recomendable el horario de mañana ya que el viento de Llebeig que se inicia a mediodía es el causante que por la tarde se incremente el oleaje y la situación sea complicada a la hora de bucear en la zona. También, no es recomendable la práctica del buceo en los días de viento de Levante o de Poniente. En el primer caso, el oleaje se puede manifestar de forma violenta y los riesgos se incrementan. Con el viento de poniente se produce una situación contraria ya que el viento y la corriente del mar nos lleva hacía mar adentro y puede provocar situaciones de peligro. Lo importante en todos los casos es seguir las recomendaciones  marcadas por las banderas de las playas y consultar la previsión meteorológica.

Aquí os mostramos un video que muestra este conjunto de calas que en ocasiones son desconocidas para los propios habitantes de Cullera.

Sí eres de los que buscas una  cala para pasar un día de playa de forma tranquila, te indicamos las siguientes calas que puedes encontrar en el Faro de Cullera de Sur a Norte.

Cala Blanca o Cala del Faro

Se trata de una cala tan urbanizada que incluso se le conoce como playa del Faro. La cala tiene una extensión reducida de apenas 140 metros y una anchura de 18 metros. La cala se encuentra formada por arena fina. En ambos lados nos encontramos con acantilados que nos permiten bucear y contemplar la fauna marítima.

Faro de Cullera antes del temporal

Desde la cala se puede nadar hacía el sur para llegar hasta los acantilados de la isla de los Pensamientos y al norte por los acantilados del Faro. Sí sabemos nadar bien y movernos a nivel de buceo, se puede llegar hasta la parte litoral de las cuevas del Dragut.  La cala Blanca o cala del Faro tiene un paseo marítimo que permite un cómodo acceso así como restaurantes y bares para disfrutar de la estancia. Es una cala que cuenta con servicio de socorristas durante el verano.

Cueva Dragut Mar

Cala Rocosa

A diferencia de la anterior, no se encuentra urbanizada y para llegar a ella es necesario realizar un recorrido por los acantilados del Faro. La cala rocosa se encuentra al sur del Faro de Cullera y es la más próxima a dicha edificación. Para llegar a ella, se  puede acceder desde la carretera o también  desde un camino que parte desde los apartamentos Cala Rocosa que se encuentran en las proximidades  del antiguo caserío del Faro. Desde los apartamentos se puede ver la cala y se llega a la misma por un camino suave y con una ligera pendiente.  Habitualmente, la cala no tiene superficie de arena que nos permita depositar nuestro equipaje junto al mar. Desde las rocas de la cala se accede al mar de forma sencilla y rápidamente se comprueba la poca profundidad. El oleaje ha provocado una acumulación de arena importante y no existe más de 1,5 metros de profundidad. Es una cala muy cómoda que permite desde la misma bucear por los acantilados próximos donde el desnivel ya resulta más importante y la diversidad de fauna mayor.

Cala Rocosa Faro de Cullera -

Calas al norte del Faro

Al norte del Faro, en la zona comprendida hacía el Dosel, nos encontramos con pequeñas calas de muy reducido tamaño. Se trata de calas que tienen un espacio mínimo y que pueden aparecer según el oleaje existente en la zona. Por las mañanas en los días de verano son el escenario ideal para disfrutar de ellas. Los entrantes de los acantilados han permitido pequeñas acumulaciones de arena que en los días de una mar tranquila permiten acceder y disfrutar del mar. Para acceder a estas calas debemos de acudir al paseo existente junto a la carretera que nos permite por un sendero descender hacía los acantilados. Al tratarse de unos acantilados de pendiente suave, se puede descender de forma cómoda para llegar hasta el mar. Sí te gusta el buceo y estar en la zona de rocas, es el espacio recomendable para pasar un buen día junto al mar. En ese recorrido, puedes ver los entrantes que ha producido el mar y donde hay acumulaciones de arena dando lugar a pequeñas calas.  Al igual que el resto de calas, las jornadas matutinas son las más recomendables en los meses de verano ya que por las tardes con la brisa del Llebeig hay un oleaje que puede hacer más complicada nuestra visita.

Calas norte Faro de Cullera

¿Quieres suscribirte a nuestro Blog?

Puedes recibir las nuevas publicaciones que se hacen en el blog directamente en tu correo electrónico. No te preocupes ya que no publicamos mucho y tu bandeja de correo no sufrirá con nuestros mensajes.

Has leído nuestra nota legal, aceptas recibir este newsletter y sabes que puedes cancelar la suscripción en cualquier momento.

Enviando la suscripción

Cuando realicemos publicaciones, recibirás un email nuestro. Muchas gracias por tu interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *