La Noche de San Juan

El solsticio de verano en el hemisferio norte establece ese momento del año donde las horas diurnas alcanzan su mayor duración en detrimento de la oscuridad de la noche. Desde la antigüedad, su importancia era capital en el devenir de las actividades humanas fuesen agrícolas, ganaderas o pesqueras. Seres humanos que durante siglos se han preguntado los motivos que  podían existir para que en determinada época del año la luz brillase por encima de la noche y el calor fuese causa para propiciar el crecimiento de sus frutos.  Esos días del solsticio ayudaban a extender la actividad agrícola, poder cazar o pescar durante más tiempo e incluso aventurarse en el mar para conocer nuevas tierras.  Por todo ello, y desde hace mucho tiempo, el solsticio de verano es un hito anual importante en la existencia humana.

El día 21 de Junio marca la fecha del solsticio de verano. De forma contraria, es el 21 de Diciembre cuando nos encontramos con el solsticio de invierno. Mientras en verano la luz invade la mayor parte del día, es en invierno cuando la noche ocupa la mayoría de las horas.

Desde que tenemos asignada nuestra condición humana, hemos analizado nuestro espacio natural. Por tanto, esos días que marcan los hitos de nuestro ciclo solar han sido motivo de celebración. Sea el solsticio de invierno con la Navidad o sea el equinocio de primavera con las festividades de San José o de otoño con la recolección, son fechas marcadas en nuestro calendario. Conforme más estábamos relacionados con el mundo natural, estas festividades más estaban ligadas al ciclo propio de la naturaleza. En la medida que la sociedad perdía la importancia del medio natural y lo pagano quedaba sepultado por la religiosidad, el santoral ha marcado estas fechas con sus diferentes nombres. Y, uno de ellos es San Juan para dar nombre a la celebración del solsticio de verano.

La celebración de San Juan y sobre todo, lo que se conoce como la Noche de San Juan tiene su origen en todas esas celebraciones alrededor del solsticio de verano.  Se asocia la celebración en el hemisferio norte al rito del fuego. Un fuego que extiende la luz durante las pocas horas de noche que hay. Un sentido de extender esa luz a la oscuridad y a la vez, de disfrutar de la noche. Atrás quedan las gélidas noches de invierno o las ventosas del inicio de la primavera. Es un momento el verano donde se puede disfrutar de la noche. Salir de la cueva y ver ese entorno con menos pavor y de forma más segura ya que el fuego nos ilumina pero a la vez aleja al posible bestiario.

Ese es su origen que se ha extendido a lo largo de la geografía española y mediterránea. Hogueras de todo tipo, grandes o pequeñas, salpican toda nuestra costa. Ritos de saltar el fuego o pisar las cenizas como demostraciones de valía frente al resto. El fuego con su poder hipnótico y purificador marca la llamada Noche de San Juan.

Llegados a este punto, la pregunta es ¿Cuando se celebra la noche de San Juan? La festividad de San Juan es el día 24 de Junio. Por tanto, es la noche entre el día 23 y el 24 de Junio cuando ocurre la llamada Noche de San Juan. Hogueras, verbenas, danzas, músicas y algarabías se extienden en muchos lugares de la geografía valenciana.

¿Y que ocurre en el Faro de Cullera?   Al igual que otros municipios de la costa valenciana, la playa es el lugar de celebración de la noche de San juan. Mayores y pequeños, familias y parejas, grupos de amigos y solitarios recalcitrantes acuden a la playa por la noche. Se acercan a la playa antes del ocaso del sol para pasar una parte de la noche. Se acude con mesas, sillas, bebidas y comida además de nuestras maderas para crear una hoguera. Una hoguera que nos ayudará a crear un ambiente de  música, tertulias, risas, petardos,canciones,…. todo ello forma parte de San Juan. Hay otro momento clave. Las 12 de la noche. En ese momento, todo el mundo acudirá a la orilla de la playa para realizar los saltos mágicos delante del agua para pedir deseos o simplemente para desear un buen verano. También, la fiesta lleva al baño nocturno en la playa ya que empezamos esa estación llamada verano donde podemos estar más en contacto con nuestro medio natural y por ello, sentirnos más libres  que nunca. O eso dicen.

Además de todo lo anteriormente contado, es necesario contar que el Ayuntamiento de Cullera tiene un dispositivo especial para la noche de San Juan. No se puede realizar fuego en cualquier playa ya que hay riesgos importantes sobre todo en aquellas que se encuentran cercanas a zonas boscosas o en el parque natural de la Albufera. También, se facilita a los asistentes maderas para realizar las fogatas así como un dispositivo especial de limpieza para que las playas tengan al día siguiente un estado perfecto para la práctica del baño.

Sí te encuentras cerca del Faro de Cullera, te recomendamos la Playa de Los Olivos. Su forma en  bahía y sus diferentes accesos así como su amplitud permite una concentración amplia de público para celebrar esa noche tan mágica y estupenda como es la Noche de San Juan.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s